Claves para hacer un sistema de puntos y que funcione.

Sistema de fichas para niños

 

El éxito que han tenido programas de televisión sobre psicólogos (como la archiconocida supernnany) que van a las casas donde los niños son una especie de “demonio” (que nadie se ofenda por la expresión) y que casi por arte de magia cambian completamente de comportamiento, han hecho que se popularicen técnicas de modificación de conducta. Aunque la técnica es relativamente fácil, requiere que se haga de forma correcta, la famosa cartulina de normas y el sistema de puntos, en realidad es una técnica llamada economía de fichas y está basada en el condicionamiento operante, que simplificando mucho, viene a decir que las conductas aprendidas o voluntarias, pueden reforzase o extinguirse según sus consecuencias seas positivas o negativas, tan fácil como que si el niño, realiza una conducta positiva y se le refuerza positivamente continuará mostrando esa conducta, el niños realiza la conducta y le damos un punto que posteriormente podrá cambiar por premios.

Es una técnica fácil de poner en marcha y da buenos resultados tanto en niños pequeños como en más mayorcitos, simplemente cambiando el tipo de premios, pero para que la técnica tenga éxito hay que tener en cuenta ciertas cuestiones que de no ser así, no dará los resultados esperados.

Las conductas deben ser especificas, es decir, fácilmente identificables y cuantificables, por ejemplo, no podemos poner como conducta a premiar “portarse bien”, este concepto es demasiado abstracto para los niños,  en su lugar deberíamos sustituirlo por “me siento correctamente en la mesa”, “respeto el turno de juego”, “saludo cuando entro en un sitio”, “comparto mis juguetes con mis hermanos”, etc, de está forma es muy fácil distinguir si la conducta se ha cumplido o no. En la medida de lo posible tampoco deberíamos poner frases en negativo, por ejemplo cambiaríamos “no pego a mis amigos”, por; “cuando me enfado con mis amigos, me alejo y cuento hasta 10”,

Debido a este grado de especificación de conductas, es mejor poner pocas e ir cambiándolas cuando se hayan instaurado, lo ideal en cada programa es poner 4 o 5 como máximo.

Las conductas que queremos instaurar deben ser alcanzables para los niños y estar presentes en su desarrollo evolutivo, no podemos pedirle a un niño de dos años que no moje los pantalones si todavía no está preparado para controlar esfínteres o que no tenga rabietas cuando esta edad se caracteriza por la parición de las mismas, ahora bien, un niño de 8 años ya es mayor para tenerlas.

Otro aspecto a tener en cuenta para que la técnica sea exitosa son los premios, deben ser inmediatos, esto implica que debemos tener a mano siempre los puntos para poder dárselos en el momento que se ha producido la conducta deseada, se pueden hacer puntos con cartulina o goma eva, pueden ser pegatinas, fichas, aquí la imaginación entra en juego, se pueden hacer con los niños y de esta forma les hacemos aún más participes del proceso. Cuando demos el punto lo acompañaremos también de una frase positiva, que ya de por si es un reforzador.

El último aspecto a tener en cuenta es la elección de los premios que podrán cambiar por los puntos, no es necesario que sean premios materiales, es más, es deseable que no los sean, al menos todos. Lo ideal es que haya premios baratos, es decir fácil de conseguir, que por lo menos todas las semanas puedan obtenerlos y alguno que cueste más y tenga más valor.  Tenderemos que tener en cuenta la edad y los gustos de los niños, para eso nadie mejor que los propios padres, en mi caso uno de los premios gordos era ir a dormir a casa de los abuelos, a mis hijos les encanta.

No caigáis en el error de quitar puntos, ni darlos por otras conductas que no estén previamente definidas en nuestra economía.

He creado dos ejemplos, uno para niños pequeños de 2 a 4 años y otro para niños más mayores, podéis verlos y descargarlos para que os sirva de inspiración, también unos soles y nubes pra recortar, que pueden servir de puntos si no tenéis tiempo para fabricar otros.

Descargar (PDF, 99KB)

 

Descargar (PDF, 33KB)

Descargar (PPTX, 109KB)

Si os surge alguna duda a la hora de instaurar la economía de fichas, estaré encantada de echaros una mano, también lo estaré si me contáis que resultado os ha dado.

Ah y si os ha gustado, no olvidéis compartir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


A %d blogueros les gusta esto: